Sunday, July 01, 2012

Porque la mierda sigue siendo mierda sin importar cuanto merengue le pongas encima.


Muchos, si no todos, podemos recordar el gobierno de México antes del 2000. Antes del gran "cambio". Aun así, la mayoría de los mexicanos decidieron olvidar aquel periodo que siempre marco a México con mediocridad. No hemos dejado de ser una masa complaciente, que preferimos hacer una broma de humor negro en vez de hacer algo al respecto.


Los resultados de las elecciones del 2012 (según el conteo rápido) muestran que aceptamos la oligarquía, que preferimos el nepotismo e idolatramos la ignorancia. Es natural tener una aversión al cambio, en especial a un cambio drástico, un giro de 180º. Lo que no es tan natural, es tener un orgullo falso al declararnos como mexicanos y no reconocernos como humanos, como un simple pueblo que quiere salir adelante pero no sabe como. Que por fanatismo, por costumbre nuestro modus operandi no cambie.


En nuestro voto se encuentra una voz que refleja nuestra demanda por un liderazgo que nos represente y que tenga el mejor interés de las masas sobre las ganancias personales y de unos pocos. Hoy quedo claro que queremos ser controlados, esclavizados y entretenidos que ser maduros e intentar algo nuevo.


En lo personal, no creo que Andrés López Obrador sea la gran salvación de México, pero si un cambio drástico a las políticas que nos han dominado por casi un siglo. El Neo-liberalismo que el PRI sostiene es un modelo fallido que solo enriquece a los ricos y mantiene pobres a los pobres. Los que quedamos en medio, la gran mayoría seguirá en caída hacia la pobreza y tan solo un puñado sera favorecido. Enrique Peña Nieto, es tan solo el nuevo modelo, un nuevo títere, la nueva mascara. Porque la mierda sigue siendo mierda sin importar cuanto merengue le pongas encima. Porque tan solo hay que conocer la trayectoria de nuestros candidatos para darse una idea de lo que representan, de lo que los hacen congruentes. Josefina Vazquez Mota, hizo muy bien su trabajo. Hay que reconocerlo, su distracción para quitar votos a AMLO ha sido un exitazo


No me cabe, como es posible que haya personas que apoyen a partidos como PRI y el PAN cuando las ideologías que sostienen son contrarias al bienestar y oportunidad que desean. Ambos partidos, cada sexenio disminuyen los derechos de los mexicanos, cada sexenio aumentan los salarios de los diputados y gobernantes, cada sexenio se hace mas difícil encontrar equidad y justicia, cada sexenio volvemos la época donde la religión y estado se hacen uno solo. 


No entiendo como mujeres votan por un misógino, corrupto y guapo. No entiendo como homosexuales votan por una candidata cuyo partido desea que recen un padre nuestro para que se curen, que no les reconoce sus derechos y construyan ofrendas religiosas con nuestros impuestos. No entiendo por que rechazamos verdades incomodas de lo hemos permitido que nuestro gobierno nos haga. No entiendo porque actuamos como si la ignorancia fuera mejor por no tener que lidiar con una conciencia.


Basta de quedarse callados, pero no para reclamarle al que no ha tenido oportunidad, si no aquel que no cumple. No al presidente, si no al cualquier cabrón que se este abusando. Porque un ojo por ojo y diente por diente nos deja ciegos y sin dientes, el que no tranza no avanza nos chinga y se chinga. ¿No quieres ladrones? no seas rata. ¿Quieres igualdad de derecho? no seas favoritista. ¿No quieres nepotismo? se profesional. ¿No quieres narco violencia? deja de consumir drogas. ¿Quieres mejorar? educate y ponte a educar. ¿Quieres justicia? cuestiona y demanda respuesta a tus preguntas. ¿Quieres igualdad? no seas prejuicioso. ¿Quieres avance científico y tecnológico? ve mas a la universidad y no tanto a la iglesia.

3 comments:

destello lunar said...

Muy atinado. Fui observadora electoral y el conteo me supo amargo.

destello lunar said...

Muy atinado tu comentario. Fui observadora electoral y el conteo me supo amargo.

Por más que se quiera negar la televisión manda.

destello lunar said...

La tele manda.

Fui observadora electoral. Hice bilis en el escrutinio llegue a la casa y vi el prep.

Bajó mi hija, me vio sería y preguntó ¿Por qué estás triste? Luego volteó a la tele. Ya que le decía.